Premios Educatio Fundación Educatio Servanda
19998
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-19998,,vertical_menu_enabled,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_inside_paspartu,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_non_responsive,elementor-default,elementor-kit-26628
 

Premios Educatio

  • Premios Educatio

About This Project

Con el propósito de agradecer y reconocer el trabajo de quienes con su testimonio han servido y sirven de inspiración a Educatio Servanda en su caminar, la Fundación instituyó los premios Educatio, de los cuales hace entrega en la cena benéfica anual. Estos premios responden a los cuatro pilares que sostienen el ideario educativo de la Fundación: Familia, Enseñanza, Tiempo libre y Presencia pública.

.

> Premio Educatio a la Familia: porque sin ella la presencia de la Fundación no tendría razón de ser. La familia es origen de vida y garantiza, por tanto, la perpetuación de la sociedad. Es el lugar natural donde habitan las relaciones humanas más esenciales, la cuna y el centro afectivo de la persona, pero también el núcleo y esencia de la comunidad educativa. los padres son responsables de la educación de sus hijos. A ellos corresponde el derecho primario, originario e inalienable de educarles. Hablar de educación es hablar antes de familia que de centro escolar, ya que el papel del colegio, aun siendo importante, ha de ser necesariamente subsidiario, al igual que las otras instancias que colaboran en el proceso educativo.

.

> Premio Educatio a la Enseñanza: porque la enseñanza y el aprendizaje nos acompañan desde que nacemos hasta que morimos; porque toda persona, para realizarse plenamente necesita que le enseñen a ser persona. Enseñar no significa, por tanto, dejarse absorber por el sistema de aprendizaje presente en el desarrollo curricular. De ser así, se perdería el sentido de la enseñanza que de asumir a escuela católica, cuyo deber no es otro que el de formar auténticos cristianos, capaces de dar razón a su esperanza.

.

> Premio Educatio al Tiempo libre: porque le tiempo libre no debe quedar reducido a un tiempo muerto que se gasta en la realización de hábitos, muchas veces poco recomendables y nocivos para la salud de las jóvenes generaciones. Por el contrario, debe ser considerado como una parcela más del proceso educativo de los hijos.

.

> Premio a la Presencia Pública: porque desde el respeto, pero también desde la firmeza de su fe, y la libertad que le confiere el ser hijo de Dios, es deber de todo católico destacarse como activo de tensor de e esa fe que no podemos soslayar, es una gracia que el Señor ha derramado sobre él. Afirmar la fe cristiana implica afirmar al hombre y, por ende, reconocer su valor absoluto.

Categoría
Presencia Pública