“Educar en la Verdad para ser libres”

Wadowice, la pequeña localidad donde nació Karol Wojtyla. En ella se encuentran su casa, su casa natal. Wadowice nos habla del hogar de San Juan Pablo II, donde nació y donde volvió con sus recuerdos en su testamento espiritual, como queriendo descansar allí, cerrando su círculo vital.

Wadowice es para Educatio Servanda la casa común, el hogar de todos los que formamos parte de esta institución. Alumnos, familias, maestros, sacerdotes, benefactores, profesores… Un lugar donde ir escribiendo nuevas páginas de nuestra común historia.

Pero también es una casa abierta a todos los que lo deseen. Una casa, como también lo es Educatio Servanda, de puertas abiertas, de acogida. Acércate tu también a la casa Wadowice. Ven a descubrirla, a vivirla y a contarnos tu experiencia.

 

Es necesario subir a las montañas para abrazar en los espacios infinitos la admirable obra de Dios. Es necesario subir para recoger la invitación a hacer de la propia vida una continua ascensión hacia las metas sublimes de las virtudes humanas y cristianas.” Juan Pablo II

¿Qué es Wadowice?

Un lugar de APRENDIZAJE donde ofrecer durante el curso a los escolares una instalación de aire libre, al pie del parque natural de Saja-Besaya, donde experimentar el poder pedagógico del juego, el servicio a los demás, la necesidad del sentido de lo concreto, el fortalecimiento del carácter y el fomento de las virtudes.

 

Un lugar de ENCUENTRO que, por su enclave, sus instalaciones, su recinto privado y su configuración, resulta ideal para recibir grupos de jóvenes, campamentos, convivencias de movimientos y parroquias que quieran huir de entornos consumistas y del ocio como mero entretenimiento.

 

Un lugar de DESCANSO para continuar en vacaciones el proyecto familiar donde equilibrar la vida privada en familia, así como la relación con otras familias cristianas.

 

Un lugar de CONTEMPLACIÓN, de encuentro con Jesús en medio de la Creación y en consecuencia, un lugar apropiado para retiros, ejercicios espirituales, actividades que requieren silencio donde todo el entorno nos habla de la presencia del Señor.

 

En definitiva, un lugar para relanzar la Misión personal y colectiva. Son muchas las referencias Bíblicas de acontecimientos en la montaña. El Ararat, el Sinaí, el Moriah, el monte del Sermón de la Montaña, el Tabor… Dios llama a los hombre a la montaña para hablarles y en ocasiones transmitirles Misiones específicas.

 

Nuestro capital humano:  atención, familiaridad y cercanía

El personal de Wadowice, es una prueba tangible del espíritu de la casa. Su presencia discreta, equilibrada entre la atención y la confianza, busca que quienes nos visitan, se sientan en cada estancia, como en su hogar, con un trato familiar y cercano.